Medianálisis presentó Diagnóstico del Periodismo en Venezuela en alianza con El Estímulo

  • Written by 
  • Martes, 27 Junio 2017 09:09

 

 

En el marco del Día del Periodista, la Asociación Civil Medianálisis, en alianza con El Estímulo, presentó los resultados del estudio sobre la Situación del Periodismo en Venezuela, a través de una transmisión en vivo realizada en el canal de Youtube del medio digital señalado.

La investigación, que Medianálisis viene realizando anualmente desde el año 2015, ha llegado a su tercera edición, teniendo como propósito explorar distintas dimensiones de la profesión, como la situación laboral de los periodistas, el contexto editorial de los medios, la censura, autocensura, y autorregulación.

Para obtener información representativa al respecto, entre marzo y mayo de 2017, se aplicó una encuesta cara a cara a 368 periodistas pertenecientes a medios digitales, impresos, radio y televisión, distribuidos entre la Gran Caracas, Barquisimeto, Ciudad Guayana, Barcelona, Maracaibo, Maracay, San Cristóbal y Valencia.

Sobre las condiciones laborales del periodista venezolano

En lo que se refiere a la relación laboral entre el periodista y la empresa, se encontró en el estudio que 56,3% de los periodistas trabajan bajo la modalidad de contrato fijo, sin embargo, sólo 27,8% de los encuestados trabaja únicamente para un solo medio, el resto debe recurrir a otras fuentes de ingresos –relacionadas o no con el área del periodismo- para poder sobrevivir.

Otros elementos, como la débil agremiación (42% no posee ninguna agremiación, el 53,3 % está colegiado el 19,9% sindicalizado) y la baja remuneración (el 76,8% tiene ingresos de dos salarios mínimos integrales o menos) siguen siendo grandes retos en Venezuela, situación que se acentúa aún más en el interior del país.

El contexto editorial ¿Plural o sesgado?

Otro desafío que se presenta en el ámbito periodístico es el del logro de líneas editoriales plurales y equilibradas, ya que, actualmente, muchos medios toman decisiones editoriales tendenciosas, según 46% de los periodistas encuestados. En la Gran Caracas este sesgo se encuentra en mayor proporción que en el interior del país.

Además de esto, 40% de los periodistas afirmaron que la línea editorial del medio en el que laboran ha traído problemas como agresiones físicas o verbales, amenazas personales, ataques a la integridad física, detenciones ilegales y retención o daño de equipos y material periodístico. Esto, en definitiva, es causa fundamental de los escenarios de censura y autocensura que se han encontrado también en el estudio.

En otro sentido, sobre la dinámica de género dentro de los medios, se evidenció que hombres predominan en los puestos de mando, observando un 58% de jefes masculinos y 41% de jefaturas en manos de mujeres periodistas. Esta brecha es mayor en la radio, le siguen los medios impresos, y es menor aún en medios digitales y televisión. Sin embrago, por ser la muestra de periodistas femenina más jóvenes y la de hombre de más edad, no puede afirmarse que se trate de discriminación de género, es posible que solo refleje tiempo de experiencia laboral.

Censura, autocensura y autorregulación

En el abordaje de la censura, se halló un porcentaje importante (37,4%) de periodistas que admitieron haber recibido instrucciones para modificar informaciones ya validadas, principalmente para cambiar aspectos de fondo de la redacción y dejar de cubrir temas específicos. No obstante, mayor que este porcentaje, es el que representa la cantidad de periodistas que aseguraron haberse autolimitado (55%), donde 3 de cada 5 lo han hecho por autocensura y 2 por autorregulación. Es decir, un 30% refleja haber asimilado la censura.

En ese escenario de censura y autocensura, un 49% de los periodistas no posee conocimientos óptimos sobre la autorregulación como recurso de calidad periodística y garantía del derecho a los usuarios a una información exhaustiva y pertinente.

El periodismo hoy en Venezuela se enfrenta a muchísimos desafíos, por ello la Asociación Civil Medianálisis ha querido, durante estos últimos tres años, partir de un diagnóstico que permita un conocimiento más profundo y fundamentado de la realidad, para poder así proceder a la búsqueda de soluciones.