Compartir publicación

Venezuela ocupa el puesto 143 de 180 países evaluados en materia de libertad de prensa en la Clasificación Mundial de Reporteros Sin Fronteras durante 2018. En este país, los periódicos se quedan sin papel, las televisoras internacionales se ven obligadas a abandonar y el internet visto como alternativa se encuentra entre los peores del continente latinoamericano, según el Open Technology Institute (OTI) y el Laboratorio de Datos de Internet (MLAB).

Quedan entonces los medios radiales, cuyos transmisores son progresivamente apagados por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) o terminan afectados por el robo que de sus equipos se hace presente en sus emisoras.

El 1 de agosto de 2009 ocurrió el conocido “radiocidio”, en el que 32 emisoras de radio y 2 de televisión fueron sacadas del aire mediante las órdenes del entonces director de ConatelDiosdado Cabello. Fue muy grave para ese tiempo, pero no tanto como lo que se viviría 8 años después, cuando en 2017 se le ocurriría a Conatel realizar un recorrido por el país que dejaría como saldo alrededor de 40 emisores cerradas.

Andrés Eloy Méndez, quien dirigía el organismo encargado de las telecomunicaciones en el país, decía en respuesta a las denuncias en su contra que “ninguna emisora legal ha sido tocada. Quien tenga dudas, que investigue los hechos de forma veraz”, según destaca el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys Venezuela), pero ¿qué significa que hayan cerrado emisoras por tener una concesión vencida, cuando estas han pedido la renovación de su concesión al organismo correspondiente innumerables veces y las mismas han sido ignoradas? Si el organismo, en aras de cumplir con su deber, hubiera renovado las concesiones, los mismos no hubiesen llegado a su fecha de vencimiento, pero el silencio institucional del ente público también se hizo presente… como en el caso de la Súper 93.5 FM.

Cierre de trayectoria

El día 29 de septiembre del presente año, Allegra Higuera, presidenta y accionista de Súper 93.5 FM, se encontraba de reposo en su casa en el momento en que recibió una llamada en la que le notificaban que dos hombres habían llegado a las instalaciones de la emisora con un oficio en mano, pedían ser atendidos por ella personalmente. Ante una repuesta negativa, por su desequilibrado estado de salud debido a una infección en la orina, los funcionarios solicitaron dejar el oficio a alguien más.

Abordada por las dudas, Allegra pidió consultarlos ¿de qué se trataba? Quería saber, a lo que uno de ellos asomó el cierre de la emisora por el vencimiento de la concesión.

El esposo de Allegra se dirigió entonces a la estación de radio y recibió el oficio. Tras su lectura, ambos funcionarios subieron al lugar donde reposaban los equipos y, sin más, desconectaron los transmisores, los sacaron del aire. Una emisora menos.

Allegra y su hermana Nancy comparten las acciones de lo que era la empresa José Higuera Miranda y Asociados, operadora de Súper 93.5 FM Maracaibo, desde el año 2008. Sus trámites, de acuerdo con Allegra, fueron debidamente gestionados. Allegra era quien siempre daba la cara frente a Conatel.

“Yo quiero dejar claro que la emisora no estaba ilegal, el cierre si lo fue, porque la emisora no estaba ilegal”, enfatiza Allegra Higuera tras contar que el mencionado oficio tenía fecha del año anterior y exponía el vencimiento de la concesión y la falta de presión para la renovación de la misma.

“Yo creo que tenemos el expediente más completo que hay en Venezuela en relación a solicitud de la transformación de título de la Súper. Para nosotros fue totalmente irregular y sorpresivo porque las cartas son dirigidas a mi papá, que está fallecido desde hace 27 años.

Seguidamente, el oficio emitido por Conatel tiene fecha de hace un año, de agosto de 2017. Sobre el otro oficio emitido por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, nos dijeron que fue una orden emanada directamente del despacho del ministro Rodríguez, cuando revisamos estaba firmado por el anterior ministro, Ernesto Villegas. No tenía fecha”, cuenta Allegra Higuera, añadiendo que 95 % de las concesiones de radio en Venezuela están vencidas, porque simplemente desde el organismo encargado no se concreta la renovación.

“Uno puede pasar, como pasamos nosotros, reiteradamente, dos y tres veces en el año, solicitudes con las diferentes instancias y nunca responden la solicitud de las habilitaciones”, concluye.

Como Presidenta de la emisora, Allegra Higuera decidió esperar un mes antes de pronunciarse a nivel de medios, puesto que quiso cubrir todas las instancias legales para hacer del conocimiento de Conatel que sí tenía documentos, “¿cómo nos envían un cierre en esas condiciones? En Conatel no ha habido nadie que me reciba a pesar de que consigné en las diferentes instancias el recurso respectivo”. El Ministro no conocía el caso, no salió de allí la decisión, manifiesta Higuera en medio de la preocupación y la incertidumbre.

“Es irregular que todos estemos metidos en el saco del vencimiento de nuestras concesiones y no tengamos respuesta en relación a esa situación. Nos han desgastado enormemente.”

Pero ¿Qué tiene de especial la 93.5 FM?

Consignó -tal y como la ley vigente en el momento lo indica- en el año 2000, todos sus documentos. Poseen una carta emitida por Diosdado Cabello que anuncia como “legal” la transformación de título. Con 27 años al aire sin programas que pudiesen “molestar” por circunstancias políticas.

Su fundador, José Higuera, fue precursor de la radio difusión venezolana. Fue la segunda FM en el Zulia. Poseen el primer museo de la radio, tienen el primer edificio contextualizado para radio y, además de ello, han sido espacio para grandes figuras venezolanas. Como emisora juvenil han durado una vida, solo un programa de opinión que salió del espacio hace poco más de dos años. Venezolanos como Ricardo Montaner, José Luis Rodríguez, Gilberto Correa han sido de la escuela que en su momento fue Súper 93.5 FM.

Al otro día del cierre usurparon el dial. Lo hicieron desde un transmisor digital, ya esa emisora no está operando, tampoco lo hace la Súper 93.5, la segunda FM zuliana… “estamos esperando que esta pesadilla pueda concluir sanamente”, finaliza Allegra.

Eliú Ramos, Vicepresidente de Cámara Venezolana de la Radiodifusión señala “lo triste” que es el cierre de una emisora que opera desde el año 50, pues se pierde lo que en su momento fue una tradición de gente que dio oportunidad de trabajo, formación y espacio a todo aquel que en los medios radiales quería surgir.

“Cuando se cierra una emisora de este tipo, se cierra una parte de la historia de la radiodifusión en Venezuela, porque es una familia que tiene más de medio siglo dedicada de forma licita y coherente”, añade enfatizando en que “para una gente así hubiese sido muy fácil instalar 20 emisoras clandestinas o ilegales, porque lo sabemos hacer, pero como no nos gusta violar la ley, como no somos delincuentes, no lo hacemos”.

Aunque hay gente haciéndolo, existen alrededor de 1.000 emisoras ilegales, sin ningún tipo de permiso de acuerdo con los datos sugeridos por Ramos. Antes, esta cifra era mayor, sin embargo han tenido que cerrar voluntariamente por falta de rentabilidad, o han sido cerradas por mantener programas de oposición, opinión o denuncia. “Entonces, vienes y le cierras la emisora a una gente que tiene más de 50 años de trayectoria”, sentencia.

En términos sencillos, Ramos explica el contexto, “imagina que tu licencia de conducir está vencida y la quieres renovar. Te dicen que vayas mañana, después, no te contestan o no te dan la cita. Cuando te pare el fiscal (de tránsito), anuncia el vencimiento de tu licencia y te detiene. En este caso no solo te detiene, también le dan tu carro a otro, tu canal, tu canal autorizado por Conatel. Le dan un permiso a otra empresa que tiene el beneplácito del gobierno”.

Un dato curioso que ofrece el Vicepresidente de la Cámara es que la quinta ciudad que más escucha la emisora Rumbera Valles del Tuy (estación donde se desempeña), es Lima, Perú, haciendo referencia a cómo ha aumentado la migración de sus radioescuchas a ese lugar.

Pasa similar con talentos que quedan desamparados debido al cierre de emisoras, que no tienen más opción que irse a otra estación radial, dedicarse a otra labor o irse del país. “Esto indica que si logra permanecer y tiene una señal digital fuerte a medida que los (teléfonos) Smartphones están más difundidos y la internet se mantengan, se va a poder conservar su señal y sus seguidores con un concepto de no solo radio, sino de medio digital, que esta va a hacer la evolución clara de la radio bajo las condiciones en la que estamos”.

Sin embargo, Ramos arroja como solución “una ley que permita la renovación del permiso o la emisión de un permiso nuevo que proporcione seguridad jurídica”.

Última entrevista

Alonso Moleiro es un reconocido periodista venezolano que vivió el pasado mes de octubre lo que significa el cierre de los espacios, pues Conatel ordenó la salida del aire de su programa Gente de Palabra, transmitido por Unión Radio de 4:00 a 6:30 de la tarde.

En esta oportunidad, Conatel guardó molestia por la entrevista que realizó Moleiro a Henrique Capriles Radonski sobre temas electorales. Durante la entrevista, Moleiro y Radonski fijaban posición frente a lo que fueron las elecciones presidenciales de 2018 y las próximas a celebrarse para las concejalías.

Además, comentaban sobre el respeto a las instituciones y a los ciudadanos, que debería existir en campañas con condiciones. Horas más tarde el organismo emitió un exhorto que se convertiría luego en una sanción que implicaba el cierre del programa. Para Moleiro la decisión de Conatel fue desagradable pero no inesperada, “sabía que eso en este país podía pasar” y califica los cierres como un atentado a la libertad de expresión que deja al descubierto a un modelo dictatorial e ilegítimo. Moleiro se mantiene en el mundo de los medios, actualmente se desempeña en la corresponsalía de El País en Caracas y en el consejo editorial y el área digital del diario Tal Cual.

Sensacional pero no infinita

El permiso de transmisión de la radio Sensacional 94.7 FM del estado Barinas, -una de las más destacadas de la región-, estaba a nombre de Roger Vivas, quien era periodista, locutor y abogado y se desempeñaba como el gestor de esta emisora. Mantenía estrecha relación con su directora Althis Torrealba, en quien reposó la responsabilidad de todos los trámites de esta radio.

Roger Vivas se inserta al mundo de la política convirtiéndose en el diputado más votado de la oposición por el estado Mérida. Esto, y que la Sensacional fuese la única emisora del occidente tipo A hizo, según Althis Torrealba, que comenzara el ataque a la misma. “Ningún trámite que hiciese la radio llegaba a feliz término. No me daban respuesta, los trámites se vencían. Así me tuvieron durante 17 años”. Radio Sensacional se definía como una emisora de opinión y tenía en su programación espacios opositores y otros afines al gobierno lo que hacía que la audiencia fuese absoluta.

Althis Torrealba, al sentir preocupación por la falta de respuesta de Conatel, optó por solicitar una inspección jurídica y técnica para obligarlos a conceder respuesta. “Revísenme” pidió, pero esto sirvió en contra de la emisora como un arma de doble filo pues, a partir de allí las inspecciones no paraban. “Yo era la que las atendía y cuando ellos vieron que por medio de inspecciones no me podían hacer absolutamente nada optaron por proponerme comprar la emisora”. El comprador era Adán Chávez.

Dos emisoras eran propiedad de Torrealba (Sensacional 94.7 FM e Infinita 90.9 FM, ambas de Barinas), ninguna emisora estaba a la venta. A partir de allí, tras esa respuesta negativa a la propuesta de compra, comenzó la pesadilla. Quema de la radio, golpes al personal y demás formas de ataque se hicieron presentes en la propiedad de Althis Torrealba. ¿Qué querían? Que salieran los programas de opinión. “Querían que les vendiera la radio de forma obligatoria”.

Torrealba viajaba de Caracas a Valencia cuando recibe una llamada de su hermana en la que se le informa de la visita de una comisión de enlace en la emisora, “vienen a tomar posesión de la radio”. Sorprendida, Althis solicita una reunión para aclarar nuevamente que la emisora no está a la venta, pero que se fijará precio, estaba cansada de los ataques, “se tornó en acoso, ya no tenía alternativa”. La comisión pidió que se sacara del aire al candidato opositor, Althis se negó, continuó la guerra.

El programa del candidato opositor salió del aire una vez que este ganó las elecciones, y se mantuvo entonces el programa de quien fue su contrincante oficialista, con el compromiso de mantener mayor equilibrio.

El 19 de agosto de 2014, faltando diez minutos para las 7:00 am, la propietaria se encontraba en Barinas cuando recibió otra llamada alarmante, esta vez eran los funcionarios de seguridad que resguardaban la radio, indicando de la visita del gobernador de turno del estado Barinas, la policía estatal y algunos guardias nacionales, a las instalaciones de la radio Sensacional.

Tras esforzarse por lograr entrar al local, Althis Torrealba se topa con el operador quien con insistencia le preguntaba si apagaba el transmisor. La directora de la emisora opta por lidiar antes con los representantes de Conatel leyendo su oficio, “no había yo terminado de leer cuando se mandó a apagar el transmisor y, de inmediato, salió otra emisora, a los 10 minutos.”

Alegaron lo de siempre, el vencimiento de la concesión y aducen que si se pidió una renovación, pero que no se emitió respuesta, por lo que se considera un no implícito. “Me dieron 15 días para responder, al otro día me fui a Caracas, di respuesta y todavía estoy esperando.

Para su sorpresa o desgracia, la radio cae por completo. Nadie confió en ellos. Nosotros éramos los número 1, nos oían en 5 estados. Ellos nos copiaron todo, nos robaron todas las plataformas”. Más tarde, Argenis Chávez adquiere la radio, hace la compra a los dueños de “La Popular”, radio que se instala en el dial de la Sensacional.

Similar ocurrió con Infinita, 8 meses después. Althis Torrealba se encontraba en Guatemala cuando recibió la noticia. “Hubo mucho más violencia, pero mi defensa fue la misma. Hice todo otra vez y aquí estamos, este gobierno nunca me lo va a dar”. La programación de esta emisora era completamente juvenil, consistía en solo música.

“Fue terrible. Yo tenía que tener guardaespaldas. A mí me golpearon los círculos bolivarianos, dentro de la emisora. A mí me arrodillaron para quemar la emisora. Tuve que hacer cursos para el manejo de conflictos”, concluye Torrealba.

Es importante señalar que 80 % de las emisoras de amplitud modulada (AM) han cerrado en Venezuela por inviabilidad económica o robo de material estratégico, según la Cámara de Radio, pero estos robos también han ocurrido en las estaciones de frecuencia modulada (FM).

Uno de los últimos casos de vandalismo en emisoras ocurrió el pasado jueves 22 de noviembre de 2018 contra la radio Fe y Alegría de Barquisimeto (97.5 FM), cuando durante la madrugada, sujetos no identificados ingresaron a las instalaciones y se robaron los equipos, dejándola fuera del aire. En esta ocasión se vivió la pérdida de 2 monitores, 2 mouse, 2 teclados, un CPU y un procesador de audio, según la nota de prensa emitida por la organización. Ya está al aire nuevamente gracias al apoyo de algunos aliados.

En la misma semana le tocó a Radio Fe y Alegría de Tucupita (92.1 FM), sin embargo, esta vez se trató de que sujetos cortaron alrededor de 15 metros del cable de alta tensión trifásico número 2 que va hacia el transmisor de la emisora, además perjudicaron aproximadamente 100 metros del cable que alimentaba el bombillo de seguridad de la torre de transmisión.

Venezuela poco a poco se va quedando sin periódicos, escasean los recursos en las televisoras regionales, ha perdido la mayoría de las emisoras AM y las FM se van viendo cada vez más afectadas. Sin embargo, a pesar de las adversidades, el periodismo venezolano no se ha visto disminuido y sigue cosechando éxitos, así lo demuestran los numerosos premios obtenidos. Esto hace que persista la esperanza de mantener viva la opción por el buen periodismo en las televisoras, en los periódicos o en las emisoras de radio.

Texto: Estefania González  Infografía: Oriana Álvarez 


Compartir publicación